jueves, 20 de julio de 2017

¿Cuántos combatientes sigue teniendo el Estado islámico en Libia?

En esta nota se reseña que la presencia del Isis en Libia sigue siendo aun muy importante a pesar de haber perdido la ciudad de Sirte.

¿Cuántos combatientes sigue teniendo el Estado islámico en Libia?

POR THOMAS JOSCELYN | 20 de julio de 2017




Cuando el Estado islámico perdió el control de Sirte, Libia a finales del año pasado , fue un golpe para los planes del llamado califato en el norte de África. El primer portavoz del grupo, Abu Muhammad al Adnani, clasificó a Sirte justo detrás de Mosul, Irak y Raqqa, Siria en términos de importancia. Adnani fue asesinado en agosto de 2016 y los leales de Abu Bakr al Baghdadi fueron expulsados ​​de su fortaleza urbana en el Mediterráneo varios meses después.

Pero el Estado islámico todavía tiene presencia en Libia y no está claro cuántos combatientes permanecen en el país.

De acuerdo con los recién publicados Country Reports on Terrorism 2016 del Departamento de Estado , el grupo perdió un número significativo de sus miembros durante la batalla de Sirte. Sin embargo, varios miles de sus hombres estaban estacionados en otros lugares o sobrevivieron.

"Aunque más de 1.700 terroristas ISIS fueron asesinados durante las operaciones antiterroristas de Sirte", dice el informe del Departamento de Estado, "muchos miembros de la organización terrorista huyeron a los desiertos occidentales y meridionales de Libia, en el extranjero o en centros urbanos vecinos".

El estado también cita informes diciendo que el grupo tenía "hasta 6.000 combatientes en sus filas" a principios de 2016, es decir, varios meses antes de que Estados Unidos iniciara su campaña aérea en Sirte en agosto de 2016. El número de yihadistas que luchaban bajo la batalla La bandera del califato se expandió entre 2015 y 2016, cuando el Estado Islámico "duplicó su presencia en el país" durante ese tiempo.

Por lo tanto, el informe del Departamento de Estado sugiere que aproximadamente 4,300 miembros del brazo libio del Estado islámico no fueron asesinados durante la operación para liberar a Sirte del control de los yihadistas. ¿Cuántos de ellos permanecen en Libia hoy? No lo sabemos.

Como ha advertido el Long War Journal de FDD , es difícil determinar cuántos combatientes tiene el Estado Islámico en Irak, Siria o en cualquier otro lugar. Las estimaciones del gobierno de los Estados Unidos han variado drásticamente con el tiempo. State dice que "hasta 1.700 cuerpos de militantes de ISIS fueron recuperados en Sirte", pero no está claro cuán firme es esa cifra.

Además, el califato auto declarado podría haber tenido más o menos que los 6.000 combatientes que se estimaba que tenían en Libia a principios de 2016. Aquellos que sobrevivieron a la batalla de Sirte, o no participaron en ella, podrían haber Huyeron por países vecinos, como Túnez o Egipto. También podrían haberse retirado a otras naciones africanas, o más allá "al extranjero" al corazón del Estado islámico en Irak y Siria.

Todo esto significa que la determinación del número de combatientes del Estado islámico que queda en Libia hoy es una tarea llena de incertidumbre. Y lo mismo vale para evaluar el tamaño de los miembros de la organización en todo el mundo.

Desde la pérdida de Sirte a finales de 2016, el ritmo operacional del estado islámico ha sido relativamente bajo, lo que indica que o bien no es capaz de llevar a cabo ataques regulares, o está tratando de reagruparse para el futuro.

Sin embargo, las cifras citadas por el Departamento de Estado sugieren que el Estado islámico podríatodavía tener una huella significativa dentro de Libia. Y no nos sorprendería si este fuera el caso. Sobre una base de capital, Libia y Túnez exportaron tantos combatientes extranjeros (o más) que cualquier otro país para la guerra en Irak y los conflictos posteriores. Y el Estado islámico hizo de Libia una de sus principales prioridades de 2014 a 2016, invirtiendo estos flujos enviando algunos combatientes a sus países de origen en el norte de África.

En el año 2014, según recuerda el Departamento de Estado, Abu Bakr al Baghdadi "envió a un grupo de agentes de la ISIS de Siria a Libia para establecer una rama del grupo terrorista". Ellos primero "establecieron una base en" Derna, pero perdieron su centro Allí después de ser derrotado por sus rivales, yihadistas vinculados a Al Qaeda. Baghdadi "formalmente" reconoció el brazo libio del grupo en noviembre de 2014 "después de anunciar que había aceptado los juramentos de lealtad de los combatientes en el país." (El Estado islámico exageró su fuerza, antes de conceder la derrota en 2016).

Los Estados Unidos cazaron parte del personal enviado por Baghdadi en 2015, entre ellos Abu Nabil al Anbari (alias Wissam Najm Abd Zayd al Zubaydi) en noviembre de ese año. El Departamento de Defensa describió a Anbari como "un nacional iraquí que era un antiguo agente de Al Qaeda y el líder [del Estado islámico] en Libia". Otros altos funcionarios del Estado islámico también fueron desplegados en el país. El esfuerzo de los yihadistas llegó a ser tan importante que los funcionarios estadounidenses comenzaron a preocuparse abiertamente de que los hombres de Baghdadi pudieran utilizar a Libia como una zona de repliegue mientras perdían terreno en Irak y Siria.

Entre el 1 de agosto y el 19 de diciembre de 2016, el Comando de los Estados Unidos de África realizó"495 ataques aéreos de precisión contra dispositivos explosivos improvisados ​​de vehículos, cañones pesados, tanques, centros de mando y control y posiciones de combate" como parte de la Operación Odyssey Lightning. La operación se llevó a cabo conjuntamente con el Acuerdo de Gobierno de Nación de Libia (GNA), que respaldó a los milicianos que constituían la mayoría de las fuerzas terrestres. GNA "sugirió" pérdidas significativas en el lado del Estado anti-islámico, según el Estado, "con más de 700 combatientes de las fuerzas alineadas con GNA" muertos y 3.200 heridos "durante la campaña de siete meses contra ISIS".

En enero de 2017, Estados Unidos bombardeó dos campos de entrenamiento islámicos al sur de Sirte, citando la presencia de " conspiradores externos " del grupo . El Departamento de Defensa estimó que decenas de yihadistas fueron asesinados. Informes posteriores revelaron que los "plotters externos" estaban conectados a ataques planeados en Europa.

Pero ese no fue el fin de la presencia del Estado islámico en Libia, ya que los jihadistas tenían cuadros rociados en todo el país.

"A finales de 2016", dice Foggy Bottom, el brazo declarado del califato "ya no controlaba ninguna ciudad de Libia, pero sus miembros continuaron operando en las regiones oriental, meridional y occidental del país". Los jihadistas "también llevaron a cabo ataques en Trípoli y Benghazi".

En diciembre, la revista Rumiyah del Estado islámico, que se publica en múltiples idiomas, llevó a cabo una entrevista con el jeque Abu Hudhayfah al Muhajir, que fue identificado como el líder del grupo en Libia. Los "destacamentos de los muyahidin" se "difunden hoy a través de los desiertos de Libia", afirmó Muhajir, y harán que sus enemigos "experimenten severas penurias". El prometió "recuperar las ciudades y las zonas una vez más, por el poder de Alá Y la fuerza. "

Muhajir fue preguntado sobre la fuerza del Estado islámico en "regiones fuera de Sirte". Afirmó que el número de "hermanos mujahid en el wilayat [provincia] libio sigue siendo ... abundante". Sus "unidades encubiertas están esparcidas por todas las ciudades y Regiones y sus destacamentos cruzan los desiertos al este y al oeste ". [Véase el informe de la Larga Guerra del FDD , Pentágono: El Estado Islámico ha perdido su refugio en Sirte, Libia .]

Abu Hudhayfah al Muhajir dio un sentido inflado de las capacidades de su grupo. El tiempo dirá cuán fuerte será la reconstitución de la presencia del Estado Islámico en Libia. Una serie de escenarios son posibles, incluyendo defecciones a otros grupos yihadistas. Pero el informe del Departamento de Estado advierte que "muchos miembros de la organización terrorista" se expandieron por todo el país y en otros lugares después de la batalla por Sirte.

ISIS LANZA AMENAZAS DE ATAQUES INMINENTES A EEUU, RUSIA Y TURQUÍA

ISIS LANZA AMENAZAS DE ATAQUES INMINENTES A EEUU, EUROPA, RUSIA Y TURQUÍA


ISIS aún resiste en los últimos metros de #Mosul

ISIS aún resiste en los últimos metros de #Mosul


A pesar de estar rodeado y arrinconado en la "Antigua Ciudad" el Estado Islámico (IS) sigue luchando contra las Fuerzas Iraquíes que tratan hace días de tomar los últimos metros de Mosul.

Decenas de militantes del #EI a pesar de estar rodeados y seguramente con escasos suministros aún resisten en los barrios de #Maydan, #Qaliat y #Shahwan en la "Vieja Ciudad".


El día Miércoles los combatientes de #ISIS asesinaron a un Teniente (📷) de la "División Dorada" (Fuerzas Especiales de Iraq).

En los barrios nombrados anteriormente aún quedan cientos de civiles, muchos de ellos bajo los escombros debido a los intensos bombardeos que ha llevado a nobo por la Coalición Internacional liderada por Estados Unidos en la zona.

Las Fuerzas Iraquíes han prohibido el paso a cualquier reportero a la Antigua Ciudad, esto creemos que se debe a los asesinatos en masa que han llevado estas fuerzas. Lo más cerca era el vídeo que mostramos hace unos dias donde un reportero mostraba la zona de combate desde el otro lado del Río Tigris.

El Ejército Iraquí está asesinando a cualquier persona dentro de la Antigua Ciudad, para ellos todos son miembros del Estado Islámico (IS) y con la excusa de que todos los civiles que aún quedan en ese territorio son familias de los miembros de ISIS los están dejando bajo los escombros con los intensos bombardeos.

Las fuerzas iraquíes no avanzan a pie para no tener más bajas y aún así hoy un Teniente de sus Fuerzas Elite fue asesinado.

Mucho silencio en Mosul estos últimos días.
Fuente Media Center

Después de Mosul, el Estado islámico inicia la guerra de guerrillas


Después de Mosul, el Estado islámico inicia la guerra de guerrillas


Reuters

Michael Georgy


MOSUL (Reuters) - Los milicianos del Estado islámico comenzaron a reinventarse meses antes de que las fuerzas iraquíes respaldadas por Estados Unidos pusieran fin a su reinado de tres años en Mosul, dejando a un lado el sueño de un califato moderno y preparando el terreno para una lucha diferente.

Inteligencia y funcionarios locales dijeron que, hace unos meses, notaron una corriente creciente de comandantes y combatientes que salían de la ciudad a las montañas Hamrin, en el noreste de Irak, que ofrecen escondites y acceso a cuatro provincias iraquíes.

Algunos fueron interceptados, pero muchos evadieron las fuerzas de seguridad y comenzaron a establecer bases para sus nuevas operaciones.

Lo que viene a continuación puede ser un desafío más complejo y desalentador para las fuerzas de seguridad iraquíes una vez que terminen de celebrar una victoria duramente ganada en Mosul, el mayor bastión de los militantes.

Los funcionarios de inteligencia y seguridad se preparan para el tipo de insurgencia devastadora que Al Qaeda emprendió después de la invasión liderada por Estados Unidos en el 2003, empujando a Irak hacia una guerra civil sectaria que alcanzó su máximo en 2006-2007.

"Están cavando adentro. Tienen acceso fácil a la capital," Lahur Talabany, un alto funcionario de lucha contra el terrorismo kurdo, dijo a Reuters. Como parte de la coalición encabezada por Estados Unidos, está a la vanguardia de los esfuerzos para eliminar el Estado islámico.

"Creo que tenemos días más difíciles."

Algunos combatientes del estado islámico iraquí tienen raíces que datan de la campaña de Al Qaeda de coches y bombas suicidas que explotaron por docenas cada día y lograron alimentar un baño de sangre sectario en Irak, un importante productor de petróleo y aliado clave de Estados Unidos.

Cuando una iniciativa tribal financiada por Estados Unidos aplastó a al-Qaeda, el hardcore se reagrupó en el desierto entre Irak y Siria. Reaparecieron con una nueva marca jihadista que sorprendió al mundo: el Estado islámico.

Poco después de que su iluminación se extendiera por Mosul, el grupo superó la brutalidad de Al Qaeda, llevando a cabo decapitaciones y ejecuciones en masa, imponiendo su ideología ultra-dura.

A diferencia de Al Qaeda, se apoderó de un tercio del territorio iraquí, adquiriendo conocimiento de tierras que podrían resultar útiles, ya que golpea a las fuerzas de seguridad iraquíes.

COBERTURA RELACIONADA
Los kurdos de Irak buscan la independencia


Las fuerzas iraquíes recuperan la aldea al sur de Mosul del estado islámico: la policía


Agentes de Inteligencia de Saddam

Ex oficiales de inteligencia de Irak que sirvieron bajo Saddam Hussein unieron fuerzas con el Estado Islámico en una alianza de conveniencia. Se espera que estos astutos estrategas militares de su Partido Baath sean la nueva generación de líderes del Estado islámico, dijeron Talabany y otros funcionarios de seguridad.

En lugar de tratar de crear un califato, un concepto que atrajo a reclutas de musulmanes sunníes descontentos, los líderes del Estado islámico se concentrarán en una guerra de guerrillas mucho menos predecible, dijeron funcionarios iraquíes y kurdos de seguridad.

Las fuerzas iraquíes han recorrido un largo camino desde que se derrumbaron ante el avance del Estado islámico en 2014, arrojando sus armas y retirando sus uniformes militares en pánico.

Lucharon durante casi nueve meses para apoderarse de Mosul, con la firme ayuda de los ataques aéreos liderados por Estados Unidos que aplanaron barrios enteros.

La pregunta clave es si un ejército que está mucho más cómodo con la guerra convencional puede tomar una insurgencia con células durmientes y pequeñas unidades de militantes que salen de los desiertos y las montañas, llevan a cabo ataques y se derriten.

"Intentarán esconderse con la población. Sus celdas se harán más pequeñas, en lugar de compañías y pelotones, irán a escuadrones y celdas, elementos mucho más pequeños ocultos en la población ", dijo a los periodistas el teniente general Steve Townsend, comandante de la coalición liderada por Estados Unidos.

"Nuestros socios iraquíes de la fuerza de seguridad tendrán que comprometerse en operaciones de estilo contrainsurgente en algún momento y ya estamos haciendo esfuerzos ahora para comenzar a dar forma a su entrenamiento hacia la próxima táctica de ISIS".

La historia sugiere que el entrenamiento puede no ser suficiente.

Estados Unidos gastó 25.000 millones de dólares en el ejército iraquí durante la ocupación estadounidense que derrocó a Saddam Hussein en 2003 y provocó una insurgencia que incluyó a Al Qaeda.

Eso no preparó al ejército para los militantes islámicos de pelo largo que acudieron a Mosul en camionetas con armas robadas de las tropas iraquíes en retirada.

Las fuerzas iraquíes ciertamente pueden señalar los éxitos en Mosul y las ciudades de Falluja y Ramadi en la provincia de Anbar, una vez en poder del Estado Islámico.

Pero los funcionarios locales dicen que las ciudades siguen siendo vulnerables a los ataques del vasto desierto cercano dominado por los militantes.

"Las operaciones de seguridad serán inútiles a menos que las fuerzas de seguridad controlen el desierto", dijo Emad Dulaimi, funcionario de Anbar, y añadió que el desierto se había convertido en un refugio seguro para el Estado islámico.

"No está presente como una organización en las ciudades, sino que lleva a cabo ataques por parte de los individuos, coches bomba, suicidas, personas temen que el Estado islámico vuelva, hay ataques todos los días".

Tareq Youssef al-Asal, líder de una fuerza tribal, comparte esas preocupaciones y se queja de lo que él dice es una falta de coordinación entre numerosas fuerzas de seguridad locales.

"Al final, estos líderes no tienen experiencia luchando en el desierto", dijo.

Algunos ciudadanos ordinarios todavía no se sienten seguros a pesar del mejor desempeño del ejército iraquí.

El residente de Anbar, Ahmed al-Issawy, no planea volver a abrir su restaurante pronto. Teme que sea destruido de la misma manera que lo fue en los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y el Estado islámico en 2014.

"Me temo que podría haber un ataque en cualquier segundo", dijo.

El Estado islámico no ha perdido ningún tiempo en la implementación de su nueva estrategia a pesar de una importante pérdida en Mosul.

Alrededor de 30 militantes armados con ametralladoras y morteros cruzaron el río Tigris en botes de madera, atacaron el pueblo de Imam Gharbi, unos 70 kilómetros al sur de Mosul a principios de julio y luego se retiraron, según funcionarios de seguridad.

"La noción de un califato se ha ido, el sueño se ha ido y volverán a su vieja táctica de ataques", dijo el alto funcionario kurdo y ex ministro de Relaciones Exteriores iraquí, Hoshiyar Zebari. "El hardcore seguirá luchando".


Editado por Philippa Fletcher

LUEGO DE LA REUNIÓN SECRETA ENTRE TRUMP Y PUTIN LA CIA DEJA DE APOYAR A LAS FUERZAS REBELDES ANTIASADITAS

LUEGO DE LA REUNIÓN SECRETA ENTRE TRUMP Y PUTIN LA CIA DEJA DE APOYAR A LAS FUERZAS REBELDES ANTIASADITAS

La imagen puede contener: 2 personas, texto


Se ha sabido por distintas fuentes que la CIA ha finalmente decidido suspender la ayuda militar brindada a las fuerzas rebeldes antiasaditas sin embrago continuará ayudándolas si se dedican a luchar contra el ISIS y otras fuerzas fundamentalistas

miércoles, 19 de julio de 2017

MÁS DE LA OFENSIVA DE ISIS EN DIVERSOS PUNTOS DE IRAK Y SIRIA

MÁS DE LA OFENSIVA DE ISIS EN DIVERSOS PUNTOS DE IRAK Y SIRIA


1) Eliminan a teniente de la división dorada especialmente entrenada por los EEUU en Mosul.

2) Aramas capturadas en la reciente acción en Anbar.

3) Ataque en Palmira elimina a 19 asaditas.


4) Ataque en la aldea Jaraq de Kirkuk, mueren 6 mercenarios.

OFENSIVA ISIS EN ANBAR: MÁS DE 50 MUERTOS

OFENSIVA ISIS EN ANBAR: MÁS DE 50 MUERTOS